Aumenta la conciencia de la digitalización entre las empresas españolas

Vodafone actualiza sus datos sobre la transformación tecnológica en España. La firma ha presentado el III Estudio sobre el estado de digitalización de las empresas y administraciones públicas españolas, realizado por su Observatorio del sector corporativo. Un informe del que se extraen distintas conclusiones, como que las compañías muestran una mayor conciencia de la importancia del proceso.

Preguntadas por su grado de preocupación sobre la digitalización, la investigación de 2019 muestra incrementos de hasta medio punto respecto al anterior informe. En una escala de 0 a 10, los profesionales y pequeñas empresas califican con un 6,3 su nivel de prevención sobre este tema, lo que supone un 0,3 más que en 2017. Las pymes valoran esto con un 6,8: es el sector donde más se incrementa la calificación, que sube medio punto en relación al anterior estudio. Sin embargo, el indicador más elevado de preocupación se da entre las grandes empresas. Es de un 7,3 sobre 10, una nota que, sin embargo, apenas mejora la de 2017 en 0,1 puntos.

En relación a las aplicaciones de la digitalización, la mayor parte de los participantes la vinculan a la mejora del servicio al cliente —un 54% del total—, seguido por el uso de nuevas tecnologías en los procesos de negocio, que se reduce al 41%.

Sobre los principales beneficios que lleva asociados, tanto entre profesionales como en pymes y grandes empresas se identifican dos grandes ventajas: una mayor eficiencia en procesos y tareas y el ahorro de tiempo y dinero o reducción de gastos. Para los tres grupos, el principal obstáculo para el despliegue de iniciativas digitales va vinculado también al presupuesto ya que, para todos, esta barrera es el elevado coste que puede tener la implementación.

Se detectan diferencias en los segundos motivos más citados. Para profesionales y pequeñas empresas es el desconocimiento de la oferta, mientras que para las pymes es la falta de talento y, entre las corporaciones de mayor tamaño, destaca el factor cultural con la resistencia de la plantilla al cambio.

Para la investigación se han realizado 2.625 entrevistas a empresas de distintos tamaños e industrias y 398 encuestas entre el segmento de la administración pública en España.

Estado actual de la transformación digital en la empresa española

El grueso del sector empresarial en España se encuentra en una fase intermedia del proceso de digitalización, mientras que las que están en un nivel avanzado son menos del 25%. Hay diferencias según el tamaño de la organización. Entre los profesionales y compañías más pequeñas es el 53% el que se considera en un estado intermedio; un tercio está en un nivel básico o no lo ha empezado y apenas el 15% está en fase avanzada.

Cambia la situación en el resto de organizaciones, donde las que aún no han tomado medidas son el sector minoritario. Entre las pymes, una de cada cuatro se considera en un estado avanzado, el 57% dice estar a medio camino y el 18%, en un nivel básico o sin empezar. Un porcentaje similar de las grandes empresas, el 24%, reporta un alto índice de digitalización, mientras que el 63% lo califica de intermedio, lo que sitúa a las corporaciones como el grupo con más firmas que ya tienen iniciativas de transformación tecnológica en algún nivel de desarrollo: las que no tienen proyectos de este tipo o están poco elaborados son apenas el 13% del total.

Sobre las tecnologías más empleadas, entre los tres grupos destacan los tres mismos tipos de herramientas: de conectividad a la red y entre dispositivos, los sistemas de seguridad y las herramientas de colaboración, con porcentajes de implementación superiores al 60% en todos los casos. Entre las grandes compañías se detecta también una tendencia amplia a la adopción de servicios en la nube, que mantienen más del 78% de participantes.

En relación a los presupuestos para estas iniciativas, aunque en líneas generales se detecta un mayor nivel de inversión, se observan diferencias en el detalle. Mejoran los porcentajes de las que dicen haber destinado más dinero en los últimos dos años y de las que han cerrado un plan de digitalización, pero se reducen las que tienen un presupuesto específico para estas medidas. En línea con las tecnologías más adoptadas, se prioriza la inversión en seguridad y conectividad.

FUENTE: Cio

Microsoft lanza una nueva herramienta en la nube para analizar datos corporativos

Microsoft Corp anunció un nuevo servicio destinado a ayudar a las grandes empresas a manejar las enormes cantidades de datos almacenados en los sistemas corporativos.

El sistema Azure Synapse forma parte de la unidad de rápido crecimiento de computación en nube de la compañía, que ha impulsado las acciones de Microsoft en los últimos cinco años.

La herramienta apunta a ayudar a las empresas a desarrollar sistemas que analicen grandes cantidades de datos para tomar mejores decisiones comerciales, como por ejemplo si una campaña de marketing digital está generando más tráfico a tiendas y sitios web.

El objetivo de Synapse tiene como objetivo resolver dos problemas para las empresas que construyen esos sistemas, aseguró a Reuters Rohan Kumar, vicepresidente corporativo de Azure Data.

La primera es que las firmas requieren distintas herramientas de software para analizar datos almacenados en sistemas como bases de datos de clientes, donde nombres y direcciones se ubican en filas y columnas ordenadas y parecen una hoja de cálculo, en comparación con los sistemas más nuevos como las herramientas de monitoreo de sitios web, donde los clic se registran como largos flujos de números y marcas de tiempo.

La herramienta Synapse está diseñada para manejar ambos tipos de datos, indicó Kumar.

FUENTE: Reuters

El ecommerce y las herramientas tecnológicas calan en la empresa española

Ya se encuentra disponible el nuevo dossier de Indicadores Destacados de la Economía y Sociedad Digital del ONTSI, que muestra la evolución de los principales indicadores relacionados con el uso TIC y comercio electrónico en empresas.

La principal forma de acceso a Internet de las empresas es la banda ancha (fija o móvil), y la mayor parte de las empresas (43,1%) acceden con velocidades iguales o superiores a los 100 Mbps. Entre las empresas que tienen acceso a Internet y página web, la principal utilidad que dan a su web es la presentación de la empresa y sus productos (90,3%).

La mitad de las empresas usan medios sociales. De ellas, el 95% utilizan redes sociales (Facebook, LinkedIn, Google+, etc), el 47% websites que comparten contenidos multimedia (Youtube, Flickr, etc), y el 38% blogs de empresas o microblogs.

En cuanto a la seguridad, se mantiene la tendencia creciente respecto a la utilización de sistemas internos de seguridad, situándose en el 92,8% las empresas que disponen de algún sistema de seguridad. Los principales tipos de seguridad interna que se utilizan son: el software actualizado (87,4%); la copia de seguridad de datos en una ubicación separada (83,6%) y la autenticación mediante contraseña fuerte (70,6%).

Respecto a la firma electrónica, un 80,6% de las empresas que tienen acceso a Internet utilizan firma digital, casi 4 puntos porcentuales más que el año anterior. El principal motivo del uso de firma es para relacionarse con la administración pública (99,3%).

En relación con el comercio electrónico, sigue creciendo el porcentaje de empresas que venden por Internet, ya alcanza el 33,9%, frente al 32% del 2018. El porcentaje de las empresas que ha realizado compras online también ha crecido ligeramente, hasta el 20,3%

En cuanto al uso de herramientas de intercambio de información, el 45,4% de las empresas dispone de herramientas ERP para compartir información sobre compras/ventas con otras áreas de la empresa. Respecto a las empresas que disponen de CRM, el 33,7% la utiliza para capturar, almacenar y compartir información sobre clientes, y un 25,3% la emplea para analizar la información disponible acerca de los clientes con fines comerciales y de marketing.

Finalmente, en cuanto a la utilización de servicios avanzados, el 8,31% de las empresas declararon realizar análisis de big data en 2019 y el 28% compraron algún servicio de cloud computing.

FUENTE: IT User

Diez cosas que no pueden faltar en tu pyme para considerarla digital

¿Cómo deben afrontar las pymes su digitalización? ¿A qué aspectos prestar atención? Algunas de estas pequeñas empresas creen que es un proceso complejo y, por ello, dudan sobre llevarlo a cabo o cómo hacerlo. Por ello, desde la Cámara de Comercio han hecho un “decálogo de soluciones tecnológicas” que sirve de guía para ellas.

Lo primero que deben hacer es tener una conectividad de banda ancha tanto fija como móvil. Esto permitirá que la conexión sea buena y no existan problemas para la comunicación con clientes, proveedores, clientes, etc., ayudando a que la actividad se realice con normalidad.

Utilizar aplicaciones digitales de gestión y ofimática, para que se pueda acceder a ellas desde cualquier dispositivo y en cualquier momento. Algunas de ellas permiten grandes avances como la facturación electrónica, automatizan las gestiones y permiten ver toda la información en tiempo real. Ahorran tiempo y permitirán que todos puedan saber en todo momento las tareas hechas, las que hay que hacer y la información disponible.

Asimismo serán necesarios tanto puestos de trabajo digitales con fuerte componente de movilidad, para ayudar a los trabajadores a mejorar su eficiencia; como plataformas de gestión inteligente de contactos multicanal (CRM) que dan una mejor respuesta ante el nuevo tipo de cliente, el digital.

En este sentido también serán necesarios servicios y dispositivos que permitan digitalizar los locales, u otros puntos que la empresa tuviera como contacto con el cliente. Esto permitirá una atención más personalizada, así como ofertas que puedan interesar al usuario.

Otras tecnologías a tener en cuenta en la pyme

Las plataformas Iot y los Servicios de Business Intelligence (BI) o Bigdata, también serán herramientas impresdicibles en una pyme digitalizada. Las primeras permitirán ahorrar costes en diferentes puntos como la recogida de información o la videovigilancia, las segundas, por su parte, permitirán transformar los datos recogidos en información útil para la gestión del negocio.

Las aplicaciones de seguridad básicas para el correo electrónico, la navegación web o la protección de la información serán clave para evitar posibles ciberataques o robos de información confidencial. Del mismo modo, y evitando perder este tipo de datos, las aplicaciones de seguridad en la nube serán útiles si la primera barrera falla, pudiendo así recuperar los datos desde allí.

Por último, toda pyme digital debería apostar por la creación de una página web y/o tienda online. Esto permitirá llegar a nuevos clientes o fidelizar a los ya existentes gracias a la comodidad que les aporta la compra a través de la red; lo que se traducirá en más ventas.

FUENTE: El Independiente

Las compañías ‘tech’ guían el camino de la digitalización

Las compañías tecnológicas se caracterizan por tener una gran capacidad para reinventar la actividad principal de su negocio, gracias en parte al uso y análisis de datos y a su amplia experiencia digital. Estas empresas se distinguen porque su tecnología les permite moverse más rápido, con una mayor flexibilidad y alcance que sus competidores, posibilitando la innovación y una adaptación constante. El DESI 2019 (Índice de la Economía y la Sociedad Digitales elaborado por la Comisión Europea) destaca que España se encuentra en décima posición en cuanto a la integración de la tecnología digital por parte de las empresas, destacando sus buenos resultados en digitalización.

Este índice, que analiza entre otras cosas la conectividad de banda ancha, las competencias digitales, el uso de internet, la digitalización de las empresas o los servicios públicos digitales, sitúa a España por delante de países como Alemania, Francia o Italia, y establece la digitalización como una de las estrategias globales para la economía del país. Con el fin de entender cómo las empresas líderes digitales están conduciendo este cambio y guiando el camino para el resto de las compañías, analizamos las claves para operar como una empresa tech.

Actualmente, las empresas de casi la totalidad de los sectores de actividad -desde banca a gran consumo, retail, seguros o energíaacumulan datos con el fin de tomar decisiones óptimas, pero esto no las hace operar como una empresa tecnológica. Siguiendo el ejemplo de empresas de éxito como BMW o Ping An Insurance, McKinsey ofrece en su informe Las plataformas entran en juego: cómo operar como una compañía tech una serie de pautas para orientar a todo tipo de empresas a sacar el máximo partido a la tecnología y a aplicar best practices y metodología de los departamentos de IT de compañías líderes mundiales, que se organizan alrededor de un conjunto de ‘plataformas modulares’ dirigidas por equipos de producto. Cada plataforma consiste en un grupo lógico de actividades y tecnología asociada que cumple con un objetivo comercial específico y, por lo tanto, puede ejecutarse como un negocio.

Pasos hacia la digitalización

A continuación, destacamos los puntos necesarios para poder operar como una tecnológica a través de plataformas, un proceso en el que el liderazgo de las compañías es esencial para su éxito:

Antes de nada, las compañías deben evaluar el conjunto de las plataformas y hacer una selección provisional para ponerlas en práctica, con el fin de comprobar si encajan correctamente entre ellas.

Posteriormente, es necesario configurar los equipos de trabajo para poder gestionar dos o tres plataformas prioritarias seleccionadas inicialmente. El líder de cada plataforma debe actuar como un consejero que capitanea el proceso, estableciendo objetivos de transformación y mediando con los inconvenientes que puedan surgir.

Por último, los equipos deben saber utilizar las capacidades que pone a disposición cada plataforma para facilitar la interoperabilidad y la integración de otras plataformas, renovando y actualizando viejas aplicaciones. Además, tienen que instaurar o integrar el uso del análisis de datos en todas las actividades posibles.

Prueba y error: las plataformas muestran el camino

Estas plataformas se gestionan individualmente por equipos multifuncionales internos, pero su verdadero valor reside en cómo trabajan de forma colectiva –al convertirse en la columna vertebral de las funciones tecnológicas de la compañía-. Trabajan de manera ágil favoreciendo la innovación y proporcionando soluciones concretas para la empresa, tanto interna como externamente. Por ello, ayudan a las empresas a acelerar e innovar en todos sus procesos, ya que su actividad se basa en la experimentación y en la prueba y error, por lo que aprenden y progresan, facilitando la generación y comercialización de productos hasta 100 veces más rápido que sus competidores -contando no ya en meses, sino en semanas-.

En definitiva, la innovación no consiste en invertir grandes sumas en uno u otro campo; se trata de un proceso que se posibilita y construye gracias a un esfuerzo continuado en el empoderamiento de equipos multidisciplinares y la gestión del análisis de los datos con el fin de operar ágilmente con plataformas. Una inversión a largo plazo.

FUENTE: El Español

Internet de las cosas, el arma de las empresas para combatir el cambio climático

La sostenibilidad cada vez cuenta con más peso a la hora de planificar cualquier proyecto empresarial. En este sentido, la digitalización de las compañías, y en especial el internet de las cosas (IoT), ayuda a respetar el medio ambiente mediante soluciones que incrementan la eficiencia energética, ahorran costes y mejoran la productividad, entre otras ventajas. De hecho, el informe Smarter2030, elaborado por Accenture y GeSI, destaca que de aquí a 2030 las tecnologías de la información, incluido el IoT, habrán reducido un 20% las emisiones de dióxido de carbono. Además, una apuesta decidida por una innovación ecológica supondrá un gran impacto económico. Según este mismo informe, las nuevas oportunidades de negocio que surgirán y el recorte en gastos medioambientales generarán hasta 10 billones de euros anuales a partir de 2030.

Pero las ventajas de la transformación digital tienen más recorrido. Con la ayuda de estas nuevas soluciones verdes, la consecución de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) está más cerca. Estos objetivos, establecidos por Naciones Unidas, han de conseguirse en 2030. La idea principal es transformar el mundo desde diferentes ámbitos, como el empresarial, que jugará un papel fundamental en la gran mayoría de metas. El IoT tampoco bastará por sí solo; pero el impacto que tendrá en diferentes sectores facilitará que la lucha contra la pobreza o reducir la desigualdad no sean imposibles. Ante esta realidad, la tecnología, siempre y cuando trascienda el simple acopio de datos, ha ganado especial relevancia en cuatro áreas diferentes: edificios inteligentes, smart cities, industria y movilidad.

Edificios inteligentes

La sensorización de los edificios tiene un impacto directo en el medio ambiente. Como asegura Antonio Moreno, responsable de producto de eficiencia energética de Telefónica Empresas, gracias a la telegestión, hay un ahorro medio del 22% en energía. “Es un gran impacto para la reducción de emisiones de dióxido de carbono”, añade.

Hacia las ‘smart cities’

La categoría de ciudades inteligentes cada vez tiene más tirón entre los diferentes núcleos urbanos que han adoptado la digitalización como forma de vida diaria entre sus calles. Sin embargo, tal y como sostiene Javier Paniagua, responsable de desarrollo de negocio de negocio de smart cities de Telefónica Empresas, poner sensores, por sí solos, no vale de nada. “Es necesario llegar a la predicción con analítica de datos para vaticinar cómo ahorrar energía y reducir la contaminación”, asegura.

Industria sostenible

Una de las obsesiones del sector industrial es cómo conseguir ahorrar en energía y fomentar la sostenibilidad de su actividad económica. “Los costes energéticos representan el 70% del gasto total de la industria española, tres veces más que en Alemania”. Una forma de reducir este porcentaje guarda estrecha relación con el IoT. “Con los sensores y un software que ayude a valorar los costes y gastos, resulta sencillo obtener modelos predictivos basados en el big data“, subraya.

Además, la sensorización de fábricas y procesos productivos tiene un gran potencial para mejorar la eficiencia de la industria debido a que optimiza el uso de recursos y la gestión de stocks, así como la reducción de los residuos generados. IoT se identifica como una herramienta clave no solo para minimizar las emisiones de CO2 de la industria, sino también para fomentar la transición hacia una economía circular.

Movilidad eficiente

Según el Ministerio para la Transición Ecológica, el transporte representa el 25% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero en España y casi el 40% de los sectores difusos –aquellos que abarcan actividades no sujetas al comercio de derechos de emisión–. Las soluciones IoT y big data en este sector permiten optimizar las rutas de empresas logísticas y la planificación del transporte público. De esta forma, reducen los desplazamientos, el tráfico y el consumo de combustible. Todo ello redunda en menos emisiones y contaminación atmosférica en ciudades.

“Con la masificación del IoT y los datos que recogemos es más fácil concienciarse con el medio ambiente e impactar en la sostenibilidad”, precisa Parrilla. Para la movilidad, por ejemplo, los datos del estudio de Accenture y GeSI prevén que en 2030 puedan ahorrarse 750.000 millones de litros de gasolina en todo el mundo.

FUENTE: El País

Adiós a la tarjeta de coordenadas, así te afectará la nueva normativa de pagos electrónicos

Entidades financieras, comercios y usuarios. Ninguno se escapa de pasar por el aro de la nueva normativa sobre pagos electrónicos -la conocida como PSD2 o Payment Service Directive que lleva años orquestándose en los despachos de Bruselas. Ha sido un largo camino. Desde que se aprobó en el 2015 hasta hoy -día en el que, en teoría, debería entrar en funcionamiento- mucho es lo que ha evolucionado el comercio electrónico. De hecho, según los datos de Competencia, la facturación de este sector lleva años batiendo sus propios récords (en el 2018 rozó los 40.000 millones). Y, en el caso de la banca electrónica, más de lo mismo. Más de la mitad de la población ya la utiliza para llevar al día sus finanzas personales.

Ante este panorama, era necesario modernizarse. Y en eso se pusieron a trabajar los jefes comunitarios hace cuatro años. En el calendario marcaron el 14 de septiembre como fecha límite para que todos los agentes se encontraran ya preparados para dar el salto. Pero a algunos les ha pillado el toro. Así que el Banco de España les ha concedido un período de gracia para adecuar los sistemas a los nuevos requisitos. Eso sí, no pueden dormirse en los laureles. Urge ponerse manos a la obra, porque las cosas van a cambiar -y mucho- en los próximos meses. También para los clientes, que pueden estar tranquilos, porque de llevar a cabo todos estos cambios se encargarán las entidades.

Tarjeta de coordenadas

Este plástico personal con una serie de números que tantos clientes utilizaban para realizar operaciones en la banca electrónica tiene los días contados. La nueva normativa PSD2 ha asestado un golpe mortal a este método de seguridad. Hasta la fecha, muchas entidades empleaban esta tarjeta y un mensaje de texto al móvil para permitir el pago en Internet. Se acabó. La tarjeta de coordenadas dejará paso a métodos algo más tecnológicos.

El móvil

Para realizar cualquier operación será necesario que las entidades realicen lo que la norma ha bautizado como una autenticación reforzada. Tal y como explican expertos del Banco Sabadell, esta consistirá en pedir al cliente durante el proceso de pago dos de estos tres elementos: algo que el usuario tiene (una tarjeta bancaria o el DNI), algo que sabe (una clave enviada por mensaje al móvil o un PIN), o algo que es (la huella dactilar). La combinación dependerá de cada entidad. Por ejemplo, habrá lugares en los que no sea necesario el uso de una tarjeta bancaria y que el pago se pueda efectuar con parámetros biométricos y una clave. Lo que sí que es cierto es que el móvil se convertirá en el centro de todas las operaciones, ya que en él podremos recibir las claves o introducir nuestra huella.

Banco abierto

Hasta ahora, cuando los consumidores realizaban una compra on-line, los comercios tenían que «ponerse en contacto» con unos intermediarios que, además, se conectaban a la compañía responsable de la tarjeta de crédito (Visa o Mastercard, por ejemplo). Una vez hechos estos pasos, se cargaba el cobro a una cuenta corriente. La PSD2 permite saltarse todos estos pasos y eliminar intermediarios. El cliente podrá autorizar a un determinado comercio el cobro de su compra de forma inmediata y sin usar una tarjeta. Como si de algo parecido a una transferencia se tratara. Comercio y banco podrán comunicarse directamente a través del móvil del cliente. Ante esto, es normal que surja la duda: ¿Y esto de permitir a las empresas que accedan a nuestra cuenta no será peligroso? «No es peligroso si realizamos esas autorizaciones con responsabilidad. Para entenderlo de una manera sencilla, es como si tenemos las llaves de casa y las custodiamos con responsabilidad. No se las dejamos a cualquiera», explican expertos de Abanca.

Fraude

El objetivo será el de mejorar la transparencia y la seguridad en los servicios de pago con un sistema de autentificación mucho más estricto. Además, la nueva normativa reforzará la seguridad para el cliente en caso de usos no autorizados de sus tarjetas. Se rebaja de 150 a 50 euros la cantidad que tiene que asumir en caso de haber sufrido un robo y, tal y como explican fuentes de Caixabank, se reforzarán los sistemas de alerta de seguridad en caso de operaciones inusuales con los diferentes canales digitales.

Educación financiera

Expertos del Banco Santander aseguran que la nueva normativa es positiva, pero también alertan de que «requiere una especial concienciación de los clientes sobre los riesgos de compartir su información con terceros», porque «el control de nuestros datos, empieza por nosotros mismos». Por eso, ahora más que nunca es importante reforzar las iniciativas de educación relacionadas con la seguridad.

FUENTE: La Voz de Galicia

La digitalización ahorra un día al mes en tiempo de desplazamientos y esperas

El tiempo que las personas dedicaban a esperas, desplazamientos y tareas más repetitivas ha ido dejando un espacio cada vez mayor al tiempo libre gracias a la digitalización. En el informe ‘El impacto de la digitalización en España’ realizado por Deloitte para la patronal tecnológica DigitalES se calcula que los trámites electrónicos han permitido ganar hasta 24 horas más al mes para asuntos personales.

El estudio detalla que un consumidor medio que compre o haga uso de los servicios digitales puede ahorrar 14 horas al mes evitando desplazamientos y tiempos de espera. De hecho, señala que en la actualidad el 42% de las personas decide comprar por Internet para ahorrar tiempo, evitando desplazamientos, colas y esperas. Además, calcula que una persona que teletrabaje un día a la semana puede ahorrar un mínimo de cuatro horas al mes en desplazamientos a su lugar de trabajo, un tiempo que se incrementa aún más en ciudades y zonas suburbanas.

“Gracias a las mejoras en la conectividad en los hogares, el teletrabajo se ha convertido en una tendencia creciente en España. En 2018, el número de ocupados que teletrabajaron desde casa fue de casi 1,5 millones de personas, un 20% más que en 2016”, resalta.

En esta línea, DigitalES agrega que una persona puede ahorrar también más de cuatro horas al mes gracias a las búsquedas en formato online y al acceso a documentación digital, frente a los métodos clásicos de consulta, como, por ejemplo, bibliotecas y enciclopedias. Asimismo, el informe también incide en que los servicios públicos digitales se encuentran cada vez más presentes en los trámites administrativos, lo que permite ahorrar de media a los usuarios unos 75 euros por trámite.

Por otro lado, el estudio muestra que, a mayor digitalización, mayor crecimiento del PIB per cápita real de un país. En concreto, se estima que en la media europea, un incremento del 10% en el ‘Índice de digitalización DESI’ (indicador de la Unión Europea para medir la digitalización de sus estados miembros) contribuiría con aproximadamente un punto porcentual al crecimiento del PIB per cápita real.

Según los cálculos de la patronal tecnológica, esto se traduce en que la evolución de la digitalización en España contribuyó una media anual de hasta 7.500 millones de euros al PIB real entre 2013 y 2018.

FUENTE: ABC

Claves para que las pymes acierten en su digitalización

En el acelerado camino hacia la digitalización de administraciones y organizaciones, las pymes son susceptibles también de aplicar cambios logísticos si quieren ver aumentados sus beneficios y mejorar su productividad. Para digitalizar sus instalaciones y actividades deben de enfrentarse a una serie de retos:

1. DIGITALIZACIÓN DE PROCESOS

Con la inteligencia artificial los negocios podrán ahorrar costes y hasta conocer los deseos de sus clientes para conseguir fidelizar y personalizar el servicio o producto que ofrecen, clave para poder crecer en un mercado donde no solo la calidad pesa sino cada vez más la eficiencia y la experiencia. De ahí que aliarse con empresas especializadas en consultoría estratégica podría ser un gran punto a su favor en la implementación de las TIC.

2. MOVILIDAD PARA AUMENTAR LA PRODUCTIVIDAD

El cliente escoge cómo, cuándo, dónde y para qué quiere interactuar con la empresa. Y no sólo eso, sino que además espera un servicio contextualizado y personalizado. La capacidad de entender, comprender, saber interactuar y satisfacer las necesidades de los nuevos clientes está siendo clave para mantener y asegurar la competitividad en el sector. De ahí la apuesta por el talento para retener y también para aumentar la productividad. Gracias a la interconectividad, Internet y las nuevas tecnologías las compañías dan más flexibilidad a sus empleados para trabajar desde casa y compatibilizar vida laboral y familiar.

3. OMNICANALIDAD Y PERSONALIZACIÓN

Entendemos por omnicanalidad la intención de crear sinergias y conexiones – tanto de comunicación interna como externa – entre todos los canales en los que está presente una marca o un negocio de tal manera que el cliente no aprecia diferencias entre ellos, sino que se suman. Se persigue una relación duradera y que pueda ir adaptándose al medio que mejor convenga al cliente, beneficiando su experiencia con la marca.

La estrategia omnicanal trae consigo toda una serie de ventajas para muchos de los procesos de venta y gestión de cualquier marca. Pero, también tiene entre otros muchos, retos que las empresas deberán superar y dominar para sobrevivir a esta transformación.

4. INTERNACIONALIZACIÓN

Los mercados están tomando un camino que tarde o temprano llevará a las pymes a internacionalizarse y no solo vender en el mercado nacional. Pero antes de dar ese paso se debe analizar bien la capacidad de la empresa y si es capaz de afrontarlo. Puede que aún no sea el momento. Y si esto es así, la idea de internacionalización no puede caer en el olvido y debe ser retomada cuanto antes.

5. SEGURIDAD

Una correcta ciberseguridad que vele por la integridad de activos físicos y digitales, la comunicación segura entre todos los actores, la privacidad de los datos empleados y el uso que se hace de ellos (desde el posicionamiento de un trabajador en las instalaciones, hasta los signos de fatiga en un conductor de maquinaria pesada).

6. BIG DATA E INTELIGENCIA ARTIFICIAL

El Big Data en la transformación digital es una gran cantidad de datos que, una vez analizados, permiten explotar oportunidades de negocio o mejorar la productividad de una organización gracias a un mejor conocimiento de los clientes, a la fidelización de los mismos, a buscar liderar el mercado, o incluso a conocer vías de negocio y oportunidades. Una buena gestión de todos estos datos lleva a reducir incluso costes al hacer más eficiente los procesos.

Este tipo de tecnología, sumada a la automatización, conseguirán que la experiencia cliente sea cada vez más personalizada y única.

FUENTE: Merca2

Biometría, apps en el móvil o llamadas, soluciones tecnológicas para fichar en el trabajo

El pasado domingo 12 de mayo entraba en vigor la nueva normativa laboral que obliga a las empresas a que sus trabajadores fichen la entrada y la salida en el trabajo, de tal manera que se cuente con un registro en el que consten el número de horas realizadas por el empleado.

Todo ello se hace con el fin de regular las horas extra que, de acuerdo con un estudio realizado por masvoz, compañía especializada en servicios de comunicaciones para empresas, son realizadas por un 55% de los españoles, de los cuales el 66% asegura no percibir ninguna remuneración económica por ello.

Las empresas se enfrentan ahora al reto de poner en marcha un sistema que pueda controlar las entradas y salidas de sus empleados y la tecnología va a jugar un papel fundamental en este proceso. Así, se han desarrollado diversos sistemas con los que controlar el registro horario en el trabajo, que utilizan la biometría, el uso de aplicaciones o la llamada, con o sin geolocalización, entre otras.

Sistema biométrico, el más elegido por las empresas

El sistema biométrico parece ser una de las opciones preferidas por las empresas y consiste en el uso de huella dactilar, reconocimiento facial o del iris para controlar el acceso. Es decir, es un método de identificación digital que se basa en el reconocimiento de la identidad de una persona a partir de un determinado rasgo físico.

Según B+SAFE, compañía especializada en soluciones de seguridad, se trata del único sistema que no se puede falsificar, copiar o perder, con la seguridad que esto ofrece a las empresas y empleados.

Además, permite realizar la gestión de horarios, altas y bajas de personal y calendarios laborales. B-SAFE asegura que estos dos métodos de lectores biométricos, acceso y gestión, son complementarios y que se pueden implantar al mismo tiempo. El más común es el lector de huella digital y el lector Optima ID. Su software se puede adaptar a cada sector y a cada tipo de trabajo, ya sea teletrabajo, turnos rotatorios u horarios flexibles.

Otros apuestan por una app y abren la puerta a la geolocalización

Otra alternativa es la que presenta Ricoh, que se ha unido a la startup Woffu para comercializar su solución de control de horarios para empresas. Esta startup permite a los empleados fichar la entrada y salida del trabajo desde el ordenador o desde la aplicación móvil. Además, también se pueden gestionar las ausencias, bajas, permisos y vacaciones.

Este control puede hacerse a través de autentificación biométrica, de la aplicación del móvil o de su versión web, incluso mediante la geolocalización, para empresas en las que esto se requiriera. Ofrece además la opción de centralizar la información y simplificar la administración de documentos, así como preparar informes.

Esta herramienta se encuentra disponible tanto en versión web como en app para Android e iOS. Utiliza tecnología de Microsoft Azure que garantiza la seguridad y disponibilidad de todos los datos, y su interfaz es adaptable a cada empresa. Xavier Moreno, director de Marketing de Ricoh España y Portugal, asegura que “la nueva solución aporta transparencia en la gestión del tiempo en las empresas, a la vez que optimiza los procesos automatizando las tareas más rutinarias y mejorando la productividad”.

Masvoz y su método llamada

Masvoz, por su parte, ha propuesto un nuevo sistema para fichar que se basa en la llamada. Este método consiste en que el empleado tiene que llamar a través de la centralita virtual de masvoz a la extensión de entrada o de salida para que el sistema lo registre.

Si el empleado tiene un trabajo presencial, deberá marcar desde su propia extensión el número corto de la de registro de jornada e introducir su código personal para que el sistema lo identifique. Después en el menú se deberá seleccionar la opción de entrada o salida. Una vez la llamada esté registrada, el sistema avisará al trabajador y se cortará la llamada.

Si es un trabajador a distancia, entonces deberá llamar al número 900 que se le habrá indicado, donde se identificará con su código personal. El resto del proceso es el mismo que en el trabajador presencial, deberá seleccionar entrada o salida en el menú y, cuando haya quedado registrada la información, el sistema le avisará y se cortará la llamada.

Solución ‘Cloud’ para facilitar la conciliación laboral

Por último, a3gestión del tiempo es una solución ‘cloud’ y con aplicación móvil presentada por Wolters Kluwer, compañía especializada en el desarrollo de soluciones de software, información y servicios para despachos profesionales y empresas. Este sistema permite gestionar toda la información relativa a jornadas, turnos, horas extra o ausencias, así como integrar cualquier solución de gestión de nóminas.

De esta forma, no solo se evitan errores y duplicidades, sino que también permite gestionar los salarios en base al horario realizado, así como descentralizar el control de las presencias y ausencias de los empleados.

Al tratarse de una aplicación ‘cloud’, se puede acceder a ella a través de Internet desde cualquier lugar, aunque también cuenta con una aplicación móvil para acceder desde todo tipo de dispositivos.

Además, es compatible con todos los terminales de control de presencia, ya sean relojes, sistemas de huella dactilar, o cualquier otro método. Esto evita a la empresa tener que adquirir nuevo hardware para este cometido.

Tomàs Font, director de Operaciones de Negocios de Wolters Kluwer Tax & Accounting España, asegura que este sistema “ayuda a las empresas a implantar turnos más flexibles, facilitar la conciliación laboral y familiar o poner en práctica planes de incentivos o equidad, así como llevar una planificación horaria”.

FUENTE: La Vanguardia